domingo, diciembre 23, 2007

Amor de Antaño


Ay mi querido amor de antaño,
Por fin has regresado...
Has regresado al lugar de partida,
Donde una vez nuestros corazones fueron uno.

Como te he extrañado… Como te he llorado…
Como te he pensado… Como te he soñado…
Como he querido, que un día regreses…
Hasta que es hoy y tú no apareces.

Noches de lunas perladas, medias y oscuras…
Noches de Furia y de Lujuria…
Noches pasamos… infinitas lunas,
Noches… noches de lluvia.

Pensarte y sentirte cerca ya no me asombra…
Mas tenerte en frente me descontrola…

Noches de lunas
Noches pasadas
Noches de furia
Noches robadas

Noches de un día en pleno verano,
De donde mi amor no había regresado.

4 comentarios:

Galileus dijo...

Querida Lunettas...
Hoy tenemos luna llena aquí en Lima, ya es Navidad y quería aprovechar la oportunidad para desearte una FELIZ NAVIDAD y que el 2008 nos brinde más poesía tuya.

Un besote...

Galileus.

Lunettas dijo...

Mi querido amigo Galileus, mil gracias por este comentario tan lindo.

La luna al igual que allí está llena... hermosa como siempre...

Espero poder brindarte todo eso que buscas en mi blog. Poesía, amores fantásticos y sueños a montón.

Deseándote una muy Feliz Navidad para ti y los tuyos... saludos al amor de tu vida... y besos a los niños.

Miles de besos...

Lunettas*_~

Emmanuel_Br² dijo...

Los amores de otros tiempos son los más importantes por que nos ofrecen regresar de la mano de nostalgia y de un mayor conocimiento para saber elegir a las demás personas, nos hacen más maduros y nos dan la claridad que necesitamos para no sufrir o seguir disfrutando de las cosas buenas que tiene elcompartir con las personas.

Un saludillo desde acá, que siempre estoy pero aveces no parece.

Lunettas dijo...

Así es mi querido Bret.. regresar al pasado, con los pies firmes en el presente y con una visión mas clara del futuro... justo eso.

Besos
Lunettas *_~

P.s ...Se que estas ahí, y aunque a veces dures días para contestarme mis locas interrogantes... siempre tratas de hacerte presente. TE QUIERO UN MONTÓN