miércoles, agosto 29, 2007

Usted


Usted envuelto en viajes,
La música y el humo más puro.
Usted cantante nocturno,
Amante del séptimo arte y de la trova.

Cantaba como un ángel esa noche…
Vestido algo bohemio y a la moda,
Acariciado en un blue jeans…
Desconectado de la hora.

Usted sabe descubrir lo que a veces es historia,
Usted sabe demostrar que en las cosas no hay demoras.

Usted sincero, profundo y con sueños
Usted tesoro en mis sueños, usted reloj en mis horas.

Ve que no caigas en el vacío,
Vuela como libélula en el mar.

No te dejes nunca
Caer en el olvido…
No te pierdas nunca
Entre la nada…
No suspires nunca
Bajo el mar…
No, no nunca amormío…

martes, agosto 28, 2007

Solo un talvez


Y sin lugar a dudas y sin ningún porqué
Apareció frente a mi nueva vez,
Aquel príncipe anaranjado que una vez perdí,
Aquel caballero, amante, ese con tan excelente gusto,
Para hacerme sonreír.

Ya no estaba en mi castillo
Ni tú andabas en tu corcel,
Mas sin embargo…
Volviste a mi otra vez.

No sabes cuantas noches de pleitesía le rendí a la luna,
Que se burlaba y me consolaba a la misma vez,
No sabes cuantos sollozos tenían mis días,
Aparentando ningún porqué.

Y es que quererte fue una ironía…
Y amarte solo un talvez.

jueves, agosto 23, 2007

Diminutos trozos de aire...


Tic tac, tic tac, suena mi reloj de pulsera
Tic tac, tic tac le canta a mi oído dulcemente.
Mi ventilador mareado de girar,
Me guarda como el más fiel de los soldados.

Respiro, callo…
Amanece despacio…
Como si para ello,
Dependiere aun…
De fuertes bestias de carga.

Que silencio tan sublime
Existe en aquel estrecho de mundo
En el que aun logro amanecer esporádicamente.

Tic tac canta…
Y se pierde en el tiempo dicho sonido.

Suspiro tristemente, se acaba mi silencio
Mi estrecho de mundo se acorta un poco más.

Afuera los animales…Trinan, Graznan, Aúllan, Ladran,
Como rindiéndole homenaje al que alguna vez
Y muy sabiamente fue nombrado deidad.

Nuestro señor sol, resurge una vez más,
Como condenado a iluminarnos día tras día
Y sirviendo de ejemplo, para aquellos que no entienden
Que avanzar y seguir es lo que nos queda.

Callo nueva vez…
Escucho mi respiración forzada,
Que queda opacada rápidamente…
Por el olor al pasto fresco.

Ya no siento… solo escucho,
Me siento varada en lo más profundo de mi alma…
En lo más profundo de mi ser…
Buscando aquellas razones para ponerme de pie…
Y es que tanta belleza no me lo permite.

Me he dejado vencer,
Por el ensordecedor suspiro del silencio,
Que viene a mi en busca de compañía.

Me he rendido a los pies,
De aquellos que sienten sin saber
Y que aman sin tener ningún porqué.

Y es quizás…
A fuerza de miles de vidas pasadas
Y millones por pasar…

Que se aprende que…
Cada día, cada espacio, cada beso,
Cada caricia, cada ilusión,
Cada vida y cada amor…
Son solo un instante,
Un suspiro en el tiempo.



Nueva vez respiro… pero ya no estoy.

martes, agosto 21, 2007

Mañana


Y otro día más amanece
Y mis pestañas quemadas por la brisa nocturna,
Le dan paso a las nuevas que hoy serán.

El sol resurge de entre las fauces,
De aquel filo, del mundo cuadrado que antes se vivía.

¿Que será o que dejará de ser?
Para este nuevo resurgir,
Que algunos contemplan como,
El más burdo de los actos.

Las tinieblas se acercan,
Para aquellas personas indignes,
Que usurpan nuestros sueños,
A punta de lágrimas.

Ya no logro sentir,
Ni ver u oír,
Pero sigo siendo…

Aquella cuyos sueños conservará intactos,
Hasta verlos cumplir … a cualquier costo ...
mañana.

lunes, agosto 20, 2007

Amante ...


Para aquella persona cuya lejanía,
me parece más próxima, que el letargo de un beso…



Abrazarlo contra la brisa y quitarle su armadura lentamente,
Casi imperceptiblemente, despojarlo de cada uno de sus temores,
De cada una de sus vidas pasadas, sin quitar sabiduría,
De cada una de las barreras que se habían interpuesto,
Para así hacerlo un hombre completo.

Ese gusto exquisito por la literatura, los vinos y la vida,
Ese gusto que solo a usted lo caracteriza.

Amante escurridizo,
Que brilla cada noche con todo su esplendor,
Mientras muestra al mundo con plena sensatez,
Lo que puede brindar,
A los pocos ojos que aun observamos.

Amante adolorido,
Que aun clama por perdón,
Espera cada noche unos ojos…

Unos ojos que no llegan
Unos ojos que no miran
Unos ojos que no están
Unos ojos que ya fueron…
Y no volverán.

domingo, agosto 19, 2007

Profecías


Cada día nuestro mundo se esta sumiendo en un proceso de revelaciones proféticas, cosas que quizás alguien dijo y que por estadística o por lo que fuera han sido eminentemente acertadas.

Lo que si es evidente es que, la juventud esta siendo corrompida por los medios, por la sociedad, por la generación x.

Una juventud sin metas, sin anhelos, sin sueños, sin bandera, sin espíritu. Las sonrisas son vacías, como de alegría sin alma.

La maternidad que al día de hoy puede ser asexual, rompe por completo con el vinculo, el lazo inicial de amor entre la pareja.

Las personas viven más, pero tienen menos por que hacerlo,
Hacen mas cosas sin razón, sin pasión, sin amor,
Se vive sumido en un mundo virtual creado casi por completo por una potencia cuyo nombre voy a omitir.

Ya quedamos pocos seres con visión y convicción en lo que hacemos, quedamos pocos con sueños arraigados en lo más profundo de nuestros corazones, con anhelos más elaborados que desear la ultima bolsa de cavalli.

Quedamos pocos con vida propia…

sábado, agosto 18, 2007

Mr. L


Vaya que día aquel en que lo conocí,
y pues digo conocí, pero ni siquiera sabe quien soy.
Me cautivo su mirada le cuento, y pues su forma de perderla entre la gente, hasta toparse con mis ojos. Según me dicen es una persona encantadora, súper amoroso, tierno, divertido y hablador… pero basta de eso que no quiero idealizarlo, aunque me luce que no me defraudaría.

Mr. L como quisiera poder escuchar su respiración, sus latidos y sus pensamientos y respirar su suave encanto, tomar su mano y sentir su alma… mirarlo a los ojos y decirle que lo quiero.

Ay Mr. L necesito verlo, ya hasta su rostro empieza a falsear en mi memoria. Y que decir de mis ganas de tenerlo conmigo, saber quien es, leer sus brazos, besar sus lágrimas y saborear su voz.

Ay Mr. L como le explico…

Encontrar su mirada perdida nueva vez y robarle el aliento, así dije aquel día, pero no volvió a mirar y desde entonces no he vuelto a verlo.